Martes 20 de Abril de 2021

INTERNACIONALES

26 de enero de 2021

Pobreza en pandemia: las ganancias de los diez más ricos "podrían pagar la vacuna de todo el mundo"

Según la organización benéfica Oxfam, con sede en el Reino Unido, las ganancias que obtuvieron en 2020 las diez personas más ricas del mundo, incluidos Jeff Bezos, Elon Musk y Bill Gates, serían suficientes para vacunar al mundo entero y revertir el aumento de la pobreza causado por la pandemia.

La brecha entre ricos y pobres está resultando tan grave como el coronavirus, ya que las ganancias que obtuvieron en 2020 las diez personas más ricas del mundo, incluidos Jeff Bezos, Elon Musk y Bill Gates, serían suficientes para vacunar al mundo entero y revertir el aumento de la pobreza causado por la pandemia, según la organización benéfica Oxfam, con sede en el Reino Unido.

Según advirtió un informe difundido en el marco de una nueva edición pero virtual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) de Davos, los diez hombres más ricos del mundo aumentaron su riqueza conjunta en más de medio billón de dólares desde el inicio de la pandemia (540 mil millones de dólares) mientras que la crisis amenaza una década perdida en la lucha contra la pobreza.

Según Oxfam, la riqueza total de los multimillonarios alcanzó los 11,95 billones de dólares en diciembre de 2020, equivalente al gasto total de recuperación del coronavirus de los gobiernos que integran el G20.

Sin embargo, aseguró que mientras la riqueza de los más ricos aumenta, el apoyo a los más pobres está siendo reducido con el Reino Unido y otros donantes recortando la ayuda a los países más pobres.

Danny Sriskandarajah, director ejecutivo de Oxfam en el Reino Unido, dijo que "el virus golpeó un mundo que ya era profundamente desigual y sin una acción urgente para que nuestras economías funcionen para todos, las cosas van a empeorar mucho, mucho más".

“Miles de millones de personas vivían al límite cuando comenzó la pandemia y no tenían recursos ni apoyo para capear esta feroz tormenta. En países de todo el mundo vemos personas que luchan por alimentar a sus familias y mantener un techo sobre sus cabezas, mientras que el empleo remunerado se vuelve más difícil de conseguir, pero al mismo tiempo, una pequeña cantidad de personas se han embolsado más dinero en nueve meses del que podrían gastar en toda su vida", agregó.

Para Sriskandarajah estos hechos son vergonzosos y aseguró que los gobiernos no pueden seguir mirando para otro lado, deben actuar.

"Una tributación justa sobre los más ricos podría ayudar con la recuperación mundial, recaudar más dinero para combatir la pobreza y ayudar a dar forma a sociedades más igualitarias”, ponderó.

En se sentido, instó a los gobiernos a buscar formas alternativas de recaudar fondos de aquellos que se han beneficiado durante la pandemia.

"Un impuesto temporal sobre las ganancias excedentes de las 32 corporaciones globales que más han ganado podría haber recaudado 104 mil millones de dólares en 2020. Esto sería suficiente para proporcionar beneficios de desempleo para todos los trabajadores y apoyo financiero para todos los niños y ancianos en países de ingresos bajos y medianos.

En ese sentido destacó el gravamen único que aprobó la Argentina en diciembre de 2020 a los súper ricos para ayudar a pagar las medidas del coronavirus, incluida la compra de suministros médicos y ayuda para las pequeñas y medianas empresas en dificultades.

Por otro lado, Sriskandarajah criticó el recorte de las ayudas a los países más pobres que anunció el Reino Unido y dijo que si se aprueba la legislación, será un nuevo golpe para muchas de las personas más pobres del mundo.

“Cortar la ayuda cuando la pobreza está aumentando tan abruptamente mientras se permite a los multimillonarios acumular una riqueza cada vez mayor es espantoso. En lugar de quitar la ayuda a quienes más la necesitan, deberíamos pedirles a quienes pueden pagarla que paguen su parte justa", apuntó.

Según el directivo de la organización, estamos en un punto crucial en la historia de la humanidad en el que no podemos aceptar que el virus profundice la desigualdad que ya estaba fuera de control

COMPARTIR:

Comentarios